Una leyenda indigena

Leyenda del carao. En un tranquilo ranchito vivía doña Ramona, una mujer muy trabajadora que no andaba bien de salud, su única compañía era su hijo carao, una tardecita doña Ramona sentía mucho dolor, a su hijo le dio toda la plata que tenía para que le fuera a buscar unos remedios, en su camino se encontró una fiesta y empezó a beber.

SIGUIENTE LEYENDA:

LEYENDA ANTERIOR: