Una leyenda de terror

Cuenta una leyenda bastante difundida en la ciudad de México que la casa que se encuentra en la calle Uruguay al 94 perteneció en tiempos antiguos a un hombre llamado Don Juan Manuel de Solórzano, el cual aseguran vendió su alma al diablo con tal de conocer quién era la persona con la que lo engañaba su esposa. Dicen que en las noches se aparece en la puerta del inmueble el espectro de su antiguo dueño y le pregunta la hora todos los que pasan, si alguien le indica que son las 11 de la noche, entonces el fantasma responde “Dichoso el que sabe la hora en que va a morir”.