Una leyenda de Guanajuato

La momia viviente. Cuenta la leyenda que hace un tiempo las momias de Guanajuato regresaron de una gira a Estados Unidos. Ese mismo día un hombre decidió entrar al museo. Entro y comenzó su recorrió junto a más personas, pero algo le llamo la atención, una momia hacía falta, pero simplemente pensó que aún no la colocaban. Más tarde cuando salía ya por la noche del museo, observo como un auto se acercaba rápidamente hacia una mujer, el corrió y logro quitarla del camino, aquella mujer le agradeció y le dio la mano, al hacerlo uno de sus dedos se desprendió y se convirtió en piedra, en ese momento el hombre salió corriendo y la mujer entre al museo.

SIGUIENTE LEYENDA:

LEYENDA ANTERIOR: