Una leyenda corta de Guanajuato

La Vicenta. En junio de 1888 una joven pareja estaba por casarse pero su boda se vio interrumpida debido a una tormenta muy fuerte que causo gran inundación en León, mientras el novio llego a su casa a salvo no podía sacarse de la mente que algo había pasado a su prometida, entonces el salió a buscarla y entre oscuras el tropezó con lo que era el cadáver lleno de lodo de su prometida, lloro de tristeza abrazándola diciéndole que la amaba y que estaría con ella por siempre, él se quitó la vida en ese momento y se dice que en las calles de Guanajuato se hace presente una joven mujer vestida de blanco que recorre las calles a altas horas de la noche en búsqueda de su boda.

SIGUIENTE LEYENDA:

LEYENDA ANTERIOR: