Templo de Flamacordis

Si existen historias fantásticas en Jalisco, está que les contaremos es una de ellas, se trata de la leyenda de las pinturas en el templo de Flamacordis. Dicen que en un principio estaban el templo en medio de la llanura y no había nada más, el mismo acababa de ser construido por los frailes con mucho tiempo, esfuerzo y dedicación, pero al terminar comprobaron que había quedado perfecto, ese mismo día había llegado hasta ellos un pequeño indio que les pidió si podía quedarse en el templo a pasar la noche, los frailes estaban recelosos de su obra recién terminada, pero al ver que era un pequeño indito inofensivo decidieron acceder a la petición, con la condición de que se fuera a la mañana siguiente y que permanecería en el templo con las puertas trabadas por fuera. Así lo hicieron y a la mañana siguiente los frailes fueron a abrir las puertas para despertar al indito, pero el ya no estaba ahí, había desaparecido y en su lugar lo que encontraron fue todas las hermosas pinturas que se pueden observar en las paredes hasta el día de hoy, de inmediato los frailes comprendieron que se trataba de un milagro, pues un niño no podría haber hecho tales pinturas en solo una noche. Así que en agradecimiento colocaron una imagen del indito en el templo, la cual puede observarse hasta el día de hoy.

SIGUIENTE LEYENDA:

LEYENDA ANTERIOR: