Momias de Guanajuato

Las momias vivientes. Era un día común como cualquier otro hace unos cuantos años, un visitante que estaba recorriendo la ciudad de Guanajuato visito el museo de las momias y tras su recorrido se percató de que hacía falta una momia, pensó inmediatamente que esta quizá estaba en restauración así que no la tendrían mostrándola. Cuando llego la noche y el visitante se dirigía hacia su hotel logro ver que una mujer estaba a punto de ser atropellada cuando inmediatamente en la empuja salvándola de ser atropellada, cuando esta mujer le dio la mano para darle las gracias se le desprendió un dedo de su mano que rápidamente se transformó en hueso, este visitante sin saberlo acababa de salvar una momia que recorría las ciudades durante la noche.

SIGUIENTE LEYENDA:

LEYENDA ANTERIOR: