Leyendas de Nicaragua

La leyenda del padre sin cabeza. La leyenda del padre sin cabeza lleva difundiéndose ya algunos siglos, se origina en la ciudad de León de Nicaragua pero sin embargoes conocida en todo el país e incluso ha llegado a los países limítrofes, tal es la notoriedad que ha tomado el asunto que incluso se han comenzado a investigar las causas del fenómeno llamado también “El sacerdote sin cabeza” que finalmente se ha podido armar un rompecabezas en torno al origen de esta leyenda, así como también se ha podido constatar la identidad de este sacerdote.

La leyenda cuenta que hace muchos años había en la ciudad de león un Obispo llamado Antonio de Valdiviezo, el cual fue muy popular en su tiempo debido a que se oponía a las clases pudientes de la época y en cambio apoyaba fervientemente los derechos de los indios, por tal motivo rápidamente se gano poderosos enemigos y así sucedió que un viernes de ceniza Valdiviezo fue atacado por un grupo de asesinos que lo liquidaron rápidamente, dicen que de un machetazo le fue quitada su cabeza y según la leyenda ésta rodó sin detenerse hasta llegar al lago Xolotlán. Desde ese día miles son los testigos que aseguran haber visto la figura de un monje o un sacerdote vestido con sotana, caminando en la oscuridad de la noche y principalmente los días jueves y viernes santo, dicen que tiene un cordón atado en la cintura con una campana colgando que hace ruido al caminar, pero el espectro no tiene cabeza y desde el día de su muerte ronda buscándola, a veces simplemente se queda parado en algunas intersecciones de calles como si esperara que alguien lo ayudara, muchos aseguran que en realidad espera pacientemente por el día de su canonización para poder recuperar su cabeza y ahí sí, poder descansar en paz.

SIGUIENTE LEYENDA:

LEYENDA ANTERIOR: