Leyendas de durango

El Confesionario que movió Diablo. Era un día como cualquier otro, en el cual se estaba confesando una persona de rodillas frente clérigo en el confesionario, extrañamente, sin saber como pasó, todo el confesionario entero se levantó del suelo poniéndose con la ventana para oír contra la pared, de modo que la persona que se estaba confesando quedó contra la pared de un modo violento y quedando así sin vida, luego nadie entendía lo que ocurrió y porque razón, entonces es que se consideró maldito ese confesionario y lo dejaron en el olvido para el resto de los días, nadie quería confesarse en ese sitio por ninguna razón.

SIGUIENTE LEYENDA:

LEYENDA ANTERIOR: