Leyendas de belgica

La leyenda de brabo. La leyenda de Brabo es una de las más bellas y representativas leyendas que pueden conocer en Amberes, e incluso en toda Bélgica. La historia cuenta que cerca del rio Scheldt vivía un gigante malvado y monstruoso, el mismo era además codicioso y se aprovechaba de su tamaño, así como también de su fuerza física para quitarle el dinero a los pobladores que pasaban cerca de su residencia, de este modo el gigante creó un elevado peaje que era casi imposible de pagar, además cuando alguien no podía pagar o se rehusaba a entregar su dinero el gigante procedía a arrancarle una mano como castigo y luego la arrojaba al rio, ante este horrible destino, los pobladores vivían aterrados y encerrados en su propia ciudad sin posibilidad de utilizar el camino en el que vivía el gigante.

El peaje del gigante se volvió cada vez más cruel, hasta que un día un valiente soldado romano llamado Silvius Brabo decidió poner fin a esta situación, entonces enfrentó al gigante y lo derrotó, como castigo le cortó una mano y la arrojó al rio, vengando así a los pobladores que habían sufrido el mismo fin. Desde ese día se recuerda con orgullo al héroe y en cada hogar se cuenta la leyenda de Brabo, el valiente. La ciudad debe su nombre a este suceso, pues se llama Antwerpen, que quiere decir “hand werpen” o “mano lanzada” en español, en la ciudad se puede encontrar una estatua del héroe en la plaza central, también la estatua del gigante y por si fuera poco, también se puede encontrar una estatua de la gigantesca mano cortada, recordando los sucesos de la leyenda.

SIGUIENTE LEYENDA:

LEYENDA ANTERIOR: