Leyenda del dragon de Zacatlan

Cuenta la leyenda del dragón del convento de Zacatlán sobre un malvado ser mitológico que según los relatos se parece mucho a los dragones orientales, algunos regionarios lo llamaban también el Viborón por su semejanza con la víbora, pero con un tamaño descomunal. Cuenta la leyenda que durante la construcción del convento en el siglo XVI los sacerdotes ayudaron a los pobladores a atrapar a este extraño ser que aterrorizaba la región, los monjes decidieron atrapar a esta criatura debajo del suelo del convento, situado justo bajo los cimientos, de este modo con el correr del tiempo los pobladores comenzaron a dar el doble de ofrendas y diezmos, los cuales consistían únicamente en animales de granja, con los cuales se pretendía alimentar al dragón pues de otro modo se decía que si el animal moría de hambre podrían pasar dos cosas, la primera que el animal se desesperase por escapar a buscar alimento y en su intento derrumbara también todo el convento, la segunda, que al morir el animal de hambre, toda la región apestaría y seria maldita, por tal motivo se dice que hasta el día de hoy el dragón permanece debajo del convento y que los sacerdotes se encargan de alimentarlo con las ofrendas de los pobladores.

SIGUIENTE LEYENDA:

LEYENDA ANTERIOR: